PASTORA NIDIA ROSTRO BN
Pastora Nidia Salas
Coordinadora Nacional Ministerio REVER

Pastora Comunidad Cristiana de Fe Pereira.

El problema de la depresión se ha convertido en un tema muy recurrente en numerosas partes del mundo, incluso ha sido llamada «gripe» de la psicología, por ser tan frecuente y común. 

En la actualidad, se ha convertido en una de las enfermedades mentales más diagnosticadas, haciéndonos preguntar si se trata de la tendencia emocional más dominante de esta época, a la cual algunos escritores la han nombrado “la era de la melancolía”.

Es importante mencionarla pues está siendo más nociva, dadas las múltiples condiciones de la pandemia, demostrando incluso que puede llegar a límites muy peligrosos.

Gary Collins considera la depresión como “el síntoma psiquiátrico más popular”, mencionando que podría tratarse de un carácter temporal «una persona del común pasando por una gran decepción» hasta de carácter permanente «la profunda depresión llevando al psicótico a convertirse en suicida»

Pero ésta no es la única distinción que se le ha hecho, de otro lado, John White en su libro ”Las Máscaras de la Melancolía”, discute la definición a través de varias páginas, pero no concreta ninguna.
Concluye que el concepto de la depresión  es tan complejo, que toda definición acaba siendo simple por demás y busca darle prioridad al estudio de los síntomas.

Sin embargo, propongo que tratemos este tema con un enfoque espiritual y para ello usaré como punto de partida una cita de David Kornfield de su libro “Introducción a la Restauración del Alma”

La depresión es el peso emocional aplastante de sentirse sin esperanza e incapaz de lidiar con la vida."

Y aunque la palabra depresión no se encuentre precisada en la Biblia; su semejante sería la palabra aflicción,   En la Biblia la palabra  “aflicción” no se  menciona como maligna o pecaminosa en sí misma, sino como parte natural de la vida humana, y sus procesos de entendimiento.

Los gigantes Espirituales y la depresión

Un ejemplo claro lo podemos encontrar en el libro de  Job, quien describe su dolor por haber perdido casi todo: vemos como es golpeado por una enfermedad terrible, grandes pérdidas familiares y materiales  además de ser presionado por acusaciones y condenas injustas de su esposa y amigos. Eso lo lleva a la tristeza profunda, a la aflicción.

Otros ejemplos los podemos encontrar en Moisés (Nm 11.10-15), Elías (1 R 19) y Jonás (Jon 4.1-3)

Allí encontraremos numerosas referencias a la aflicción más profunda, con el realismo de la condición humana que tanto caracteriza a la Biblia, mostrándonos que algunos de estos gigantes espirituales pueden llegar incluso a tal desespero que piden a Dios que les quite la vida, haciéndonos partícipes de su dolor, pero siempre contrastado con una cierta esperanza y eventualmente siendo liberados para volver a experimentar la alegría, pero esta vez de forma duradera. 

banner interior

Por último, me gustaría sintetizar en un texto práctico alguna información que podría ayudarnos con este tema:

¿Por qué nos deprimimos?

La depresión está relacionada con la estructura de la personalidad, con la constitución física, con las reacciones químicas del cuerpo, con el funcionamiento de las glándulas, con la formación emocional de las personas y con los conceptos emocionales adquiridos.

Necesitamos entender y aceptar esto. Si tuviéramos «sentido común para vivir» como dice un poemita infantil, nos iría mucho mejor en el relacionamiento con los otros.

¿Cómo Superar la Depresión?

1. Entienda su depresión: un buen paso sería hacer un chequeo físico y tener la evaluación de un médico para diagnosticar que la está causando.

2. Exprese su depresión: es muy importante exponer lo que estamos sintiendo sin acusar al otro de ser responsable por nuestras emociones. Tenemos que responsabilizarnos de ellas y encontrar un ambiente en el cual podamos expresarlas libremente.

3. Resuelva su depresión:           

a. Procure abordajes médicos: si hay síntomas físicos es sabio consultar a un médico.

b. Evalúe las causas: cada una necesitará de un tratamiento apropiado.

4. Estimule el pensamiento realista: a veces tenemos perspectivas perfeccionistas imposibles de realizarse; otras veces, nuestros pensamientos son negativos, y   necesitamos  entrenarnos en otra forma de pensar.

5. Cambie su ambiente: eso es fundamental; si nuestras circunstancias son deprimentes.

6. Protéjase a sí mismo: no tome decisiones serias y duraderas cuando estuviera en las garras de la depresión. Procure pedir consejos a alguien que considere un líder espiritual para que él pueda orientarlo.

7. Busque un grupo de apoyo: tener un grupo comprometido a apoyarlo(a) hará una gran diferencia.

8. Ayude a otros: eso sucede natural y automáticamente en un grupo de apoyo.

9. Haga ejercicio y tenga una buena alimentación: siempre ayudará a disminuir la fuerza de la depresión.

Por último, quiero recordarnos que cómo seguidores de Jesús, siempre vamos a tener la luz en nuestro corazón, no dejemos que se apague.

banner interior b
banner_Mesa de trabajo 1 copia 8

Bibliografía

  • David Kornfield Introducción a la Restauración del Alma
  • David Seamands Cura para Traumas Emocionales
  • Biblia Reina Valera (Sociedades Bíblicas unidas 1960)

Lucia Rivera y Andrés Bombiela
Editores – Ministerio Comunicaciones Comunidad Cristiana de Fe Pereira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *